Cómo Hacer una Introducción Interesante para tu Texto

Por Vivilia Team

[kkstarratings]¿Alguna vez te has puesto a pensar cómo puedes conseguir el interés del lector hacia tu artículo? ¿Qué recursos puedes usar o qué estrategias mejorar para lograr ese deseado “enganche” instantáneo hacia lo que escribes? Lo ideal es conseguirlo a través de una introducción interesante.

Seguramente sí, pues todos como redactores queremos conseguirlo. Cuando escribimos un artículo anhelamos que el público lo encuentre útil e interesante y, por supuesto, que la entrada sea leída en su totalidad.

Pero la realidad es que el lector moderno está acostumbrado a leer muy superficialmente. Si algo no logra captar suficientemente su interés, o considera que la entrada no le responderá sus inquietudes, créeme que no se tomará el tiempo de ir más allá. Simplemente pasará a otra cosa.

Y es por este motivo que se vuelve tan esencial saber cómo captar la atención de una forma irremediable, consiguiendo una lectura más profunda, una satisfacción del lector mayor, e incrementar la fidelidad del público al conseguir crear entradas atractivas.



Una manera excelente de conseguirlo es creando una introducción interesante. Por supuesto, no puedes prescindir de un buen título, pero una vez que el internauta accede a tu artículo, es la introducción la que conseguirá atrapar su mente y le hará querer llegar hasta el final.

Si quieres conocer algunos consejos útiles sobre cómo escribir una introducción interesante, este artículo te servirá de mucho.

¿Cómo hacer una introducción?

Una introducción consiste en esas primeras líneas que el lector revisará antes de decidir si continuar leyendo el artículo o no. Por este motivo, deben plasmar de una forma creativa el tema del artículo, y llamar poderosamente la atención.

A pesar de que la introducción es la primera parte del texto, no quiere decir esto que la debas escribir primero ¡Todo lo contrario! Escríbela una vez que te sientas totalmente documentado sobre el tema de tu artículo. Incluso es recomendable dejarla para el final, cuando tengas todas las ideas frescas pero también claras y completas.

Sin embargo, ¡no te confundas! Esto no quiere decir que debas escribir una introducción densa y pesada a modo de resumen ¡nada más erróneo que esto!

Por supuesto que dejar entrever parte de la información es un buen método, pero solo utiliza tu introducción interesante como abreboca y no como un resumen total. La idea de realizarla cuando tengas las ideas claras es porque, sin duda alguna, es en ese momento cuando sabrás cómo presentar el artículo de una manera llamativa, al tener su contenido consolidado y los detalles del tema fresquitos en la memoria.

Palabras para iniciar una introducción

Existen algunas formas de iniciar una introducción que sirven para llamar la atención del lector, y hacerle saber que está ante un texto relevante, útil y, por supuesto, interesante.

Una de éstas es comenzar con preguntas con las cuales el lector pueda sentirse identificado, pues esto le dará a entender que el artículo le contestará inquietudes que tenía. O incluso, puedes ofrecerle preguntas que no se había formulado antes, pero que luego de leer necesitará responderlas.

Por otra parte, contar con ideas nuevas, controversiales o tocar temas un poco tabú también pueden ser métodos para conseguir captar la atención y lograr una lectura más íntegra.

Un ejemplo que podría englobar ambas opciones podría ser con las siguientes preguntas, destinadas a un artículo sobre el uso de estrategias de posicionamiento SEO en exceso: “¿Te has preguntado si tus estrategias de posicionamiento son las más éticas? ¿Sacrificas calidad y coherencia del contenido por un posicionamiento forzoso?”.

También puedes presentar tu artículo con cifras o datos impactantes, que puedan realzar la importancia de conocer lo que se leerá a continuación. Por ejemplo, para un artículo que hable sobre el marketing de contenido como estrategia para obtener ventas, podría funcionar el siguiente enunciado:

Además de todo esto, darle un tono particular al escrito, que vaya acorde con el tema a tratar y el público al que se destina, puede ser otro buen punto de partida.

No hay nada más aburrido que un artículo plano y sin gracia. Esos solo los leemos por obligación, por ejemplo, cuando necesitamos estudiar para un examen. Pero no es algo que agrade encontrar en la web cuando el internauta busca información para sí.

El tono a dar puede ser noticioso, entretenido, ameno, informal, misterioso, de suspenso, profesional… Las opciones son muchas, solo debes buscar la que concuerde con tu estilo de redacción y con el tema a tratar.

Las mejores introducciones

Las mejores introducciones son aquellas que consiguen captar el interés del lector pero sin engañarlo; es decir, deben ser interesantes pero permanecer fieles al contenido del artículo. No deben prometer información o metas que el artículo no cumplirá.

Este es un motivo adicional para escribir las introducciones al final, cuando sepas bien qué tanto alcance le diste a tu investigación y cuáles puntos tocas y qué tanto los profundizas.

Por otro lado, deben revelar información atrayente, y sin embargo dejar interrogantes pendientes que serán reveladas a medida que el lector avanza en el artículo.

Convenientemente, deben ser breves, pues introducciones extensas diluyen el énfasis en temas importantes, y pueden aburrir. Toma en cuenta que el lector moderno desea conseguir la información que necesita pronto.

Si extiendes mucho tus introducciones, probablemente muchos de tus lectores se saltarán varias líneas. Y una vez que comienzan a saltarlas al comienzo, probablemente se saltarán mucho más de todo el artículo (y posiblemente no lo terminen). Mantén el interés siendo conciso.

 Ejemplos de una introducción

Un buen ejemplo de una introducción interesante es la siguiente, que forma parte del artículo “Tipos de blog, ¿De qué trata cada uno?”:

“¿Estás pensando en crear un blog como espacio de expresión y como forma de ganar dinero compartiendo tus intereses con personas afines? ¿O ya cuentas con un blog pero tomaste la decisión de documentarte sobre el tema para tener ideas más nítidas? ¿No sabes qué tipos de blog existen y cuál debe ser tu eje rector?

Entonces llegaste al lugar correcto. Verás, en este apartado estaremos conociendo los tipos de blog que existen y qué caracteriza a cada uno de ellos. De esta manera podrás conocer la categoría que mejor te representa, y podrás ver con mayor claridad qué propósito puede tener un blog con su comunidad de seguidores.”

Esta introducción comienza con preguntas que adelantan el contenido del artículo, y expresan la utilidad que tendrá para el redactor; ideas que se refuerzan en el segundo párrafo.

En la web se encuentran miles de introducciones, pero pocas cumplirán con su objetivo principal. Recuerda lo siguiente:

 Una buena introducción es aquella que anticipa de forma interesante el contenido del texto, y deja claro que lo mejor está por venir.